25 de Setiembre de 2017
Salud
31/12/2016 - 11:33:24



Comer y no perder el control en el año nuevo


Con las Fiestas llegan las cenas y brindis de fin de año. ¿Pero cómo podemos disfrutar de estos eventos sin dañar el organismo y sin tener efectos negativos e indeseables sobre nuestro peso?

En la mesa, se debe “comer con control “y tomar una actitud de “comer lo que vale la pena”, sin pensar que es la última cena. Es recomendable tomar un plato y servirse una sola vez lo que se desee, además de no usar ropa suelta, porque esta nos dará una sensación de liviandad y nos hará seguir con la comida sin pensar que estamos llenos.

Para aquellos que prefieran los fiambres, una rica opción y no tan calórica es, por ejemplo, una lámina de queso gruyere y de jamón crudo o pastrón o lomito combinados con algún vegetal del estilo de la rúcula o el tomate cherry, o bien con aceitunas o palmitos. También durante esa noche es conveniente evitar el pan, más si durante todo el año lo usamos de acompañamiento de nuestras comidas.

¿Qué tomar?

La mejor opción son las bebidas no azucaradas y, en el caso de tomar vino, que sea solo un vaso. Por otro lado, a la hora de brindar basta con una copa chica para el “chin-chin”.

Comer moderadamente. Beber con control. Los desafíos de estas celebraciones a los que venimos sorteando desde las despedidas de año y Navidad. Este 31 y 1 de enero es el punto culminante de un largo esfuerzo de la voluntad.

Las bebidas blancas y los tragos azucarados son los más calóricos. De querer darnos el gusto y tomar alguno, se prefiere que no se superen en cantidad los 150 cc.

El postre y la mesa dulce

Sin duda, el postre saludable es la ensalada de fruta, que por ese día puede ir combinada con una bocha de helado, si se evitan las cremas. En cuanto a la mesa dulce, lo que se aconseja es tomar un plato de postre y servirse con moderación lo que se prefiera (una porción de budín, una de pan dulce o 10 unidades de garrapiñada y dos cuadraditos de turrón o postre de pasta de maní.

El día después

Usar los alimentos ya mencionados como depurativos y desintoxicantes los días posteriores a las fiestas es altamente recomendable. Hay que valorar el encuentro más que lo que está sobre la mesa. Comer de más una noche no será el fin del mundo; siempre y cuando los días posteriores a las Fiestas se retomen los hábitos saludables y la práctica de actividad física.

No hay dudas de que la gran protagonista y salvadora de las calorías es la actividad física de tipo aeróbica, por lo que una vez pasado “el atracón”, hay que caminar 30 minutos diarios en horarios adecuados en base a la temperatura.

Volver


Encuesta
¿A quién beneficia la refuncionalización del centro?