Deportes
09/04/2019 - 11:39:32



Belgrano consiguió el empate con uno menos


El Conjunto de calle Pellegrini recibió el domingo en el “Luis Arnone” a Paraná. A pesar de estar en desventaja tanto numérica como en el marcador, pudo alcanzar el empate. Otra vez vino por la pelota parada. Otra vez por una individualidad de Mauro Jiménez.

@simonperiodista

A los 7 minutos de partido bajaron los primeros aplausos desde la tribuna belgranense. Por la izquierda habían armado una serie de paredes Isa Cardozo y Jiménez, prometiendo un partido vistoso que no lo fue tanto. Minutos más tarde Nardoni se paró desde el banco al grito de “juguemos”; es que al formar en la mitad del campo a Cardozo, Olmedo, Mansilla y Estévez, el DT imaginaba una tenencia un poco más clara. El equipo evidenciaba una inclinación por la posesión, al menos en la alineación.

Ruefli, de buen partido en Matienzo, le había ganado la pulseada a Drascovich en la semana. Aportaba altura y menos proyección al ataque (había que estar pendiente de Sandoval, la mejor carta ofensiva del conjunto de calle Rivadavia). Alfeiran, Lantin y Jiménez completaban la línea defensiva, todos capacitados para jugar de volantes, corroborando la intención del DT de tratar bien la pelota.

En la mitad del suplemento Belgrano apretó con centros y Paraná los padecía. Uriarte sacó un pelotón abajo a su izquierda, e inmediatamente Viñales en la jugada siguiente avisó de nuevo. La gente comenzaba a entusiasmarse, sobre todo después de una pisada de Isa Cardoso (trabajaba mejor cuando se cerraba un poco) y de un pelotazo quirúrgico de Olmedo activando a Jiménez.

Coco Mansilla, que fue de menos a más, tuvo mucha participación en ese lapso, quedando para la segunda jugada, a veces de relevo. Cortó varias posibles contras por buena lectura y tiró algunos centros. A los 30 minutos apareció su remate cruzado marca registrada; después de una buena combinación de toques, se iría por centímetros la chance más clara del rojo.

A Paraná le costaba hacer pie en el partido, pero los atacantes estaban haciendo muy bien su trabajo. Cejas por derecha, Sandoval por Izquierda y Ariel Lizazu por el centro. Justamente el experimentado 9, a los 40 minutos protagonizaría las dos más claras de Paraná. Primero un centro del lateral derecho Joaquín Ferrari, donde el remate de cabeza no alcanza velocidad. Segundos más tarde, otro centro, esta vez del lateral izquierdo Bergez, donde el final fue el mismo. Buen movimiento pero algo débil el frentazo. Calcadas.

SEGUNDO TIEMPO
El complemento fue muchísimo más movido. Iban 11 minutos cuando Lizazu recibió el tercer centro del partido y esta vez no falló, el diablo más sabe por viejo. Golazo del 9 que conectaba de cabeza una rosca bárbara de Mati Basso proveniente de un tiro libre desde la izquierda. La tercera fue la vencida.
Inmediatamente Belgrano reaccionó. Nardoni también, y mandó a la cancha a Zaragoza en lugar de Estévez para agregar piernas frescas. Segundos más tarde, después de una insinuación de Cantero, el recién ingresado pisó el área y cruzó un remate que se fue algo mordido a la derecha de Uriarte.
Belgrano por primera vez en el año estaba en desventaja, pero el movimiento táctico (el ST con línea de 3 en el fondo) buscaba desligar a los más aptos técnicamente de tareas defensivas para trabajar en creación y de a poco estaba funcionando. Sin embargo, transitaba la mitad del ST cuando Viñales le reclamó a Asenjo desmedidamente un supuesto penal; sus eufóricos gestos le valieron la expulsión.
El momento del rojo no era bueno y para colmo estaba Sandoval. Era el mejor de la cancha, supo aprovechar su velocidad y la desesperación del rival. Bruno Lantin fue amonestado por protagonizar un “sándwich” junto a Alfeiran contra el pequeño delantero. Belgrano sumó 3 amonestados en 5´ (antes Mansilla y Ruefli).

Asimismo Belgrano empujaba. Olmedo se paró un poco más adelante pero aun así faltaba peso. Iban 28 minutos cuando Nardoni decidió mandar al campo a Farías, buscando resolución en la recta final haciendo descansar a Coco Mansilla, que entre el cambio de sistemas y la expulsión, ocupó varias posiciones e hizo un gran desgaste físico (en el momento del cambio estaba de stopper y amonestado)

EL GOL
Corrían los 30 minutos, el rival del rojo no era solo Paraná. Luchaba contra el reloj y el hombre menos. Fue entonces cuando Jiménez cambio la ecuación del partido. Frotó el botín izquierdo otra vez en un tiro libre. Otra vez en el mismo arco.
El gol tuvo más ingenio que belleza. Con una barrera al menos “rara” y un ángulo incómodo para un zurdo, Mauro Jiménez engaño a todos haciendo lo que no se supone.

Luego vino la reacción de Paraná. Con un hombre de más apretó el acelerador despertando un hambre que la ventaja parcial había moderado. Sandoval seguía haciendo de las suyas cuando Nardoni mandó a llamar a Drascovich. Entró en lugar de Cardozo con la orden de neutralizar las corridas del win.
En tiempo agregado, Huber, que había entrado minutos antes por Lizazu, definió con clase por arriba de Rodriguez pero la parábola fue perdiendo velocidad y Lantin salvó en la línea.

Final. Belgrano 1 Paraná 1. Para destacar: la reacción rápida para buscar el empate. Hubo cambios de nombres, esquemas y roles. La inferioridad numérica no impidió intentar.
El mal sabor lo deja no haber sumado los tres puntos en casa frente a un rival que complicó más que nada con 2 delanteros. Para mejorar: si bien es bueno tener el recurso de la pelota parada como arma, es peligroso que sea la única. Los últimos 3 partidos Belgrano abrió su tanteador por esa vía.
Asimismo, las cartas de Nardoni cada vez son más; no solo suma nombres, también polifuncionalidad en varios. El balance es positivo, el rojo sigue arriba con 11 puntos y se está acostumbrando a sumar siempre.

Simon Busch
corresponsal de Club Belgrano

Volver


ENCUESTA